Errores médicos: inevitables aunque cada uno debería suceder solamente una vez

por | 30 junio, 2017

errores medicosDecir que nada ni nadie es perfecto, suena descorazonador. Pareciera que nunca por más esfuerzo que se haga se llegará a la meta. Pero eso sería enfocar desde una perspectiva deprimente, lo adecuado es pensar que siempre podemos ser mejores y que un desliz es solo una nueva lección para aprender y crecer. Por supuesto que los errores médicos no constituyen la excepción.

¿Se hizo un mal diagnóstico por inexperiencia del doctor? Se incluye una nueva clase en la escuela de medicina. ¿Equipos ineficientes u obsoletos? Se descubren y desarrollan nuevas tecnologías. ¿Efectos inesperados de un determinado medicamento? Se anotan y se hacen los estudios pertinentes.

Y dejando de lado aquellos errores ocasionados por falta de conocimientos, la gran mayoría de los que quedan están relacionados con problemas de comunicación, ya sea oral o escrita, entre médicos, pacientes y profesionales de las diferentes áreas de la salud. Más específicamente sobre tipos de tratamiento y dosis recomendadas. Pequeños incidentes con terroríficos resultados que generan demandas, grandes pérdidas y graves golpes a la reputación de clínicas, hospitales y galenos.

Aprender de las fallas es importante                          

Afortunadamente, esos casos se previenen con facilidad teniendo mejores sistemas de organización e identificación. Sencillos procedimientos que evitan desastres y ayudan a aumentar la confianza del público en el sector de la salud.

Si bien no se puede negar que hay muchas cosas que podrían salir mal en un centro médico, y que al final a todos nos espera el mismo destino, la humanidad siempre se ha caracterizado por soñar y aspirar a lo imposible, recolectando experiencias buenas o malas en el camino y desmenuzándolas hasta el último detalle posible para entenderlas.

Por último, la sociedad continuará tal cual ha venido, observando, aprendiendo y poniendo en práctica los conocimientos adquiridos. Todavía hay grandes oponentes, como el cáncer, el mal de Alzheimer y la vejez, pero definitivamente la calidad y la expectativa de vida han aumentado de modo increíble desde que la historia lleva registro.

En la actualidad, un evento que antes hubiera sido una sentencia segura de muerte, tiene recuperación posible. ¿Qué maravillas y adelantos habrá en el futuro? Simplemente, los que nos empeñemos en crear a partir de ahora.

 

 

Deja un comentario